Concurso Baume&Mercier: Life is about moments

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando me presento a un premio no suelo pensar en ganar: he perdido ya demasiados como para que el mero afán competitivo me suponga ninguna satisfacción, y he ganado los suficientes como para saber que su brillo y la alegría que tienen se apagan pronto, como las alas de una mariposa, si se tocan demasiado.

Eso no significa, sin embargo, que cuando decida participar no lo haga con la misma fuerza y el mismo empuje que cuando era una jovencita con todo por demostrar. No es lo más sabio del mundo el derrochar fuerzas y energías así. Pero cuando vemos los resultados… ah, los resultados. ¿Cómo podría quedarme satisfecha sabiendo que podría haber hecho algo mejor y no lo he llevado a cabo por tibieza, por indiferencia?

Algo así me ocurrió con el concurso que organizó Baume & Mercier hace unas semanas, con motivo de la presentación de su nueva colección de relojes, entre ellos el  precioso Petit Promesse, con su doble correa metálica, para la prensa y los amigos de la marca. Como un guiño, nos dijeron al final que habían convocado un premio a la mejor fotografía, si queríamos participar.

Sabía de sobra que entre los asistentes debía haber mejores fotógrafos que yo, incluso profesionales. Y que me encontraba fuera de mi entorno, en el que podría haber hecho un bodegón en mi vieja mesa del comedor; pero miré a mi alrededor, vi unas flores, una luz natural bonita, un espejo. Con eso podía improvisar un bodegón decente. Aún así, me faltaba algo, una textura que pudiera introducir un cambio.

Pedí hielo. Sin inmutarse, la agencia Réplica se encargó de conseguirme hielo, que esparcí por la mesa de la habitación del Hotel Villamagna donde tenía lugar la presentación. Me descalcé, me encaramé a una silla para captar mejor la luz, hice todo lo que  me recomienda mi calmada jefa de prensa que no haga.

Pero la foto quedó bonita. Y el texto con el que la acompañé hablaba precisamente de cómo el tiempo lo es todo, somos todos y todo tiempo. Y resultó que ganó el concurso por unanimidad.

Y, mientras Karine Janson me entregaba mi premio, un reloj Classima de una línea perfecta, yo pensaba en qué cerca estamos a veces de abandonar algo que nos apasiona por una mala mirada, un comentario fuera de tono, una crítica mal expresada. Cuántas cosas he dejado yo por hacer precisamente por no molestar a quienes ni siquiera conozco, cuánto placer que no he obtenido, cuánto dinero perdido, cuántas ocasiones de ser feliz, o al menos, de estar contenta, desaprovechadas. Un reloj, nos advierte Julio Cortázar, es algo serio. A mí me recordará que no hay más tiempo que uno, pero que está en mi mano llenarlo de momentos. OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

19.2

¿Qué ponerse cuando todo el protagonismo debe atraerlo una joya tan lujosa, y al mismo tiempo, tan discreta, como el Classima? El negro, el clásico y tan traído y llevado Little Black Dress, en este caso de ChicandRolla, con un detalle de encaje en la espalda y el escote. Unos zapatos de Beverly Feldman, que rompían el negro total con un poco de strass, y que conjuntaban con el bolso joya plateado de Mibuh. Eso era todo: los ojos un poco marcados, el cabello un poco más liso, y la sonrisa dispuesta.

Las fotos (y la entrega) tuvieron lugar en la Joyería Aragoneses de Madrid.

Anuncios

6 pensamientos en “Concurso Baume&Mercier: Life is about moments

  1. Me encanta la foto Espido, es muy sugerente. Genial el detalle del hielo.
    Hace un par de días me pasó algo parecido. Me avisaron de que alguien me estaba poniendo a parir en una foto y tuve que leer que según esa persona ahora VOY DE. Al principio me molestó y después empecé a hacer justo lo que esa persona quería, empecé a dudar si tenía razón a plantearme si lo estaba haciendo bien.

    Al rato me dí cuenta de que detrás de ese acto de cobardía se escondían la frustración y la envidia.
    Así que bien dicho. No abandonemos algo que nos apasiona por una mala mirada o en mi caso por una mala persona llena de carencias.

    Un besote

  2. Espido Freire,

    Que precioso texto y que linda foto… Había leído de tu premio en Ig, pero no encontraba la foto
    Y una gran verdad, cuanta cosa dejamos de hacer por opinión de personas que ni siquier conocemos…
    Este texto arriba tendré que guardar como un recuerdo, de que el tiempo es algo muy importante y valioso, para malgastar con opiniones de quien no son importantes…

    Un saludo y siga con estas inspiradoras fotos y estos maravillosos textos
    Allethea Mattos

  3. Me alegra muchísimo que ganaras ese reloj por todo lo que conlleva, el bodegón como todos los tuyos acertado, original preciso y precioso.
    (Me ha hecho mucha gracia ese comentario que alude a tu jefa de prensa)
    Que razón tienes con eso que apuntas sobre la desidia o el miedo a no hacer las cosas…
    Me he emocionado mucho leyendo esta entrada, gracias por tu sensibilidad y enhorabuena !

  4. Pingback: En busca del punto perfecto | Allethea Mattos, Luxury Crochet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s