¿Tú en qué crees?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fue Bibiana Fernández la que durante una conversación en una fiesta, de manera completamente inesperada, me dijo “Yo no creo  en el frío“. Bibiana, que además de haber sido amante de Byron en “Remando al viento“, tiene una vis cómica extraordinaria, me dejó atónita, que no aterida. Con aquella frase resumió lo que yo había aplicado en mi  vida desde que tenía uso de razón: perdía bufandas, guantes, me negaba a llevar camiseta interior (las niñas de los 80 obteníamos una peculiar figura de triángulo isósceles a base de camisetas bajo los vestidos de vuelo) y, sobre todo, me negaba a creer que el frío existiera de verdad.
Unos cuantos años más tarde, continúo actuando durante la mayor parte de mi tiempo como si el frío no existiera: hay veces en las que el frío deja de ser psicológico o contagioso, o no nos sentimos obligados a sentir frío sencillamente porque el calendario así lo indique, y se da un frío real, cortante, hasta los huesos. A veces en invierno, otras en mayo. Entonces llega el abrigo, la calefacción o la estufa, pero mientras tanto, no veo por qué he de abrigarme si no lo siento, o, como a veces me dicen, porque da frío verme. Sí, el frío está ahí, pero como diría Terry Prachett, no hay por qué creer en cosas que existen, ni venerar aquellas que no podemos ver. (Lo mismo ocurre con el calor, obviamente. Mi hermana, por ejemplo, no cree en el calor, y sufre el problema opuesto: manta en Zaragoza, en pleno mes de Julio).
Pero, percepciones térmicas aparte, esa rebeldía de creencias y de conciencia me ha obligado a cuestionarme la fe ciega y absurda que malgastamos en temas que jamás hemos cuestionado. Mantenemos creencias heredadas o anticuadas, frases que un día nos dijeron y que dimos por buenas diez, veinte, quince años atrás. Nos vemos a través de las palabras de los otros, creemos en que hay que llorar, o divertirse, o hacer un regalo, o aproximarse a la familia porque nos dijeron que así ha de hacerse, aunque a veces nos cueste una mentira, una dolencia somática o una renuncia. Mantenemos la ropa de verano y la de invierno, la de diario y la de fiesta, los tocados para las ocasiones y los vaqueros para los sábados. Creemos en el bien y el mal sin revisar qué nos convence de todo eso. Que engordamos con facilidad sin revisar los hábitos, o que somos así porque siempre hemos hecho algo.

Nos hundimos bajo creencias pesadísimas, bajo gruesos edredones de esto es así, de yo es que soy muy de y de eso ni se pregunta. Y, como ese armario repleto que nunca ordenamos por pereza, se asientan en nuestros hábitos y costumbres, horadan el pensamiento y la individualidad.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El problema de no creer demasiado en el frío es que tampoco encuentro una gran necesidad de abrigos, aunque no me resulta antipático el concepto abstracto. Es en lo concreto en lo que no acabo de entrar. Mi abrigo preferido de esta temporada es este de Mango, suave y ligero, y con el patrón de batín tan propio de los 40 y de los 80.  Mi duda era si, con mi estatura, el efecto sería el deseado, porque es un modelo adecuado para mujeres altas y más bien rectas, con hombros poderosos, pero el cinturón está la altura adecuada para no romper el equilibrio. Lo he combinado con un jersey de cuello vuelto de Purificación García, y un bolso de encaje negro, regalo de mi madre. Los zapatos de ante son de Marypaz, y el esmalte plateado de uñas Shine for me de Opi.

Las fotos están tomadas en Madrid, en la calle Hermosilla, frente a la iglesia anglicana de San Jorge, un santo de Capadocia que creyó que era posible vencer a un dragón cuando todos los demás huían. Y tú, ahora, si te tomas un par de minutos para pensarlo… ¿En qué crees, mientras todos te dicen que estás equivocada?

Anuncios

5 pensamientos en “¿Tú en qué crees?

  1. Creo en mi.misma,pero no.siempre,por q tb sé q.me miento a menudo,
    Por lo demas me.abrigo cuando.quiero y siento frio (ya sabes ande yo caliente…)
    Me visto a mi manera (quizas.como.dice mi madre.de.una.manera.equivocda para mi.edad)pero creo en.la.comodidad
    Me.gustaria quererme.mas.,pero a veces incluso me.gusto ….
    Quiero creer en.las personas pero….
    Soy vaga,desordenada…

  2. Yo creo que si sigo siendo así, sufriendo así, viviendo así y amando así, callando así…algún día voy a quedarme tan vacía como una calavera, hueca, fría y sola. Aunque luego la gente diga o piense que no, que es fantástico que sea tan sincera y honesta a la vez que prudente y entregada, amable y discreta. Pero no sé ser de otra manera, no sé ir a medias, no sé desconfiar de la gente y no sé racionarme…

  3. A mi me pasa como a tu hermana. Yo no creo en el calor 🙂
    Yo creo que siempre es bueno replantearse la cosas, y pensar que en muchos asuntos, especialmente cuando se trata de opinar, todos tienen parte de razón.
    Y cuando se trata de uno mismo, me gusta pensar que estamos en potencia de ser lo que queramos. Por lo que si no ordeno el armario, prefiero decirme a mí misma que es porque no me da la gana, y no porque sea una desordenada. Aunque es posible que ambas premisas sean verdaderas jaja
    Me encanta tu look. Es elegante y te sienta estupendamente
    Un beso y feliz fin de semana!

  4. Yo sigo creyendo en la bondad de la gente y confiando en ella porque a pesar de los engaños y de las decepciones, y de toda la mala gente que anda suelta, sigo encontrando buenas personas en los lugares y en los momentos mas insospechados. Generalmente, cuando mas los necesito.

  5. Pues así, mientras me tomo el segundo café del día, y sin pensarlo mucho te diré que yo creo en todo y en nada a la vez, porque cada vez estoy más convencida de los matices. Se lee un tanto ambiguo, lo sé. Pero yo soy así: vivo en mar de contrariedad constante. ¿En lo que me gustaría creer? En mí misma por encima de todas las cosas, un poquito más en aquel “tó er mundo é güeno” que nos dictaba Summers (padre) y un mucho más en mi instinto. ¿Está bien así? Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s