Vestida de princesa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando tenía unos 5 años sabía perfectamente qué requisitos le pedía a un vestido para que me gustara: debía ser rosa, de terciopelo o raso, con encaje, con bordados, con vuelo, con crinolina, con lentejuelas, y que llevara todo a la vez no era en absoluto un inconveniente. A los 41, mantengo más o menos los mismos gustos, que se fijan muy pronto en la psique infantil, y solo a fuerza de contención minimalista logro convencerme de que no es necesario que todo, todo, ocurra al mismo tiempo en el mismo vestido.

Había otro requisito; el que tuviera un cierto toque festivo, o que lo llevara una princesa. Durante mi infancia, la invasión de Disney no había llegado a la voraz fagocitación contemporánea, y su nombre y “princesa” no se asociaban de manera tan íntima como ahora: para mí una princesa era Sissí emperatriz, las de las ilustraciones de María Pascual, o las de las muchas películas históricas que emitían en la televisión pública en horario infantil. Contaban con mayor variedad de vestuario que la gama de colores de las princesas actuales, aunque eso no significa que a esos vestidos aspiracionales les faltara ni un volante. Ni un frunce.

Por desgracia, como “princesas” se conoce también hoy en día a las chicas jóvenes que padecen anorexia o bulimia, que no han desarrollado aún conciencia de enfermedad y se animan las  unas a las otras a continuar enfermas, con consejos, carreras de pérdidas de kilos o claves personales. Se expresan a través de las páginas o perfiles web pro-ana y pro-mia: mientras esperamos una legislación menos permisiva para esta comunicación cibernética, es interesante que recordemos que el 30 de noviembre se celebra el día contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria o TCAS, y que queda mucho por hacer contra estas enfermedades tan poco comprendidas y tan destructivas. Que en estos momentos no se hable de ellas no significa que hayan desaparecido, en absoluto.

(Si tenéis algún caso cerca quizás queráis informaros sobre mi libro Quería volar: cuando comer era un infierno o sobre la pulsera Libélula, una iniciativa para animar a las enfermas y visibilizar los TCAs)

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Me alegré mucho, y ahora ya sabéis por qué, cuando encontré este vestido en Mango. Encaje, mucho encaje,unas preciosas mangas con volumen, y un rosa empolvado. La caída del tejido logra que, aunque siga el corte de mis temidos babydolls, que reúnen las maléficas características de achatar, aumentar ópticamente y anular cualquier curva existente, resulte cómodo y favorecedor. Aunque yo lo uso para un look de diario, soporta perfectamente situciones más formales, o compromisos sociales, si los complementos se mantienen simples y nobles. Yo le resté algo de seriedad con un bolso de tweed y collage de vestiditos recortables, de Laga, y unos zapatos salón de SuiteBlanco. Los pendientes y el anillo vienen de Ciudad de París. Como no encontré un castillo cerca, tuve que conformarme con un trampantojo en la calle Ayala, en Madrid.

Muchos ánimos para quienes luchan contra los trastornos de la alimentación: hay muchas formas de sentirse una princesa, y todas ellas pasan por la salud y por la lucha por conseguir el bienestar emocional. Todas.

Anuncios

4 pensamientos en “Vestida de princesa

  1. Que suerte que hayas encontrado el vestido que recoge muchos de tus requisitos. A mí también me parece una prenda muy bonita por su patrón y por el color y te queda genial ;los accesorios están muy bien elegidos
    Saludos

  2. Muchísimas gracias.
    Te he escuchado en la entrevista de hoy transmitida en televisión y en cuanto he visitado tu blog y he visto como lucias este vestido he ido a probar suerte.
    Me ha encantado y ya está en mi armario.
    Te sigo a partir de ya¡¡¡

  3. Pingback: Estigma. – bydakoproject

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s