Precios pequeños, grandes sueños

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Recuerdo perfectamente la primera vez que leí sobre el concepto del mixing: era en una entrevista a la insigne Naty Abascal, que debe mantener en algún desván de su casa, oculto, un retrato que envejece por ella. El mixing implicaba combinar en un mismo cuerpo una camisa blanca de Zara, unos pantalones de Valentino y unos aretes de diamantes de Bulgari, y parecer transplantada directamente de un editorial de Vogue.
La adolescente que yo era acogió con entusiasmo esa idea, más que nada porque la única prenda a la que tenía acceso por entonces, y eso, si tiraba de ahorros, era la camisa blanca. El resto, pensaba con esa inconsciente confianza de la juventud, ya llegaría con el tiempo. Comenzaban los 90 y aún estábamos acostumbrándonos a las firmas que abaratarían la ropa, Zara, Mango, Trucco, Blanco, que se abrían camino de manera imparable y que sustituirían poco a poco a otras con un concepto más cercano a la boutique. Se dirigían, además, a un público mayoritariamente joven, y que comenzaba a aburrirse de la ropa con una facilidad un poco escandalosa.
Hasta la llegada de esas marcas baratas la idea de no repetir una prenda mientras se encontrara en buen uso resultaba cuando menos exótica: tanto la calidad del tejido como sus cortes seguían enfocadas hacia un medio plazo que luego se acortaría hasta apenas una temporada. Ni la ropa, ni los libros, eran efímeros. Se compraba con cierta atención a las tendencias, pero no a la moda inmediata. Y, aunque en otra entrada hablaré de ello, las prendas que se buscaban en las firmas low cost eran sólidas, discretas, que no pregonaran que eran, precisamente, baratas. La aspiración, en aquellos felices tiempos en los que internet ni siquiera aparecía en los sueños más locos, era que el traje azul de Zara pasara por uno de Armani.
Por eso el reivindicar el mixing, y anunciar con naturalidad que la camisa, la chaqueta gris o la falda tableada eran de una marca mayoritaria no dejaba de ser un rasgo de seguridad en una misma. Desembarcarían después el resto de las marcas, imitaciones, clones, falsificaciones y todo lo que la piratería industrial y la globalización nos ha traído: sirva por lo tanto mi look de hoy como homenaje a varias de firmas accesibles que, con sus luces y sombras, sus evoluciones y cambios de dirección, tanto nos han enseñado de moda a pie de calle, y nos han servido de acicate para aspirar a alturas mayores.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl vestido de estampado de serpiente es de Mango, y se ha convertido en uno de mis preferidos de esta temporada. El casquete de fieltro, tipo azafata, es de Zara y el anillo negro y el cinturón, de HM. Los zapatos de ante gris y encaje, de SuiteBlanco, el bolso, de Misako, y los pendientes de ágata, un rescate de mis años universitarios. La trenza también procede de aquellos peinados que, con dos horquillas y dos gomas, me hacía sin espejo ni tiempo. y aquí está el look: precios reducidos, sueños infinitos.
Las fotos fueron tomadas en Azca, Madrid. Ya que hablamos de low cost, un pequeño Manhattan a escala…

 

Anuncios

Un pensamiento en “Precios pequeños, grandes sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s